image

laPrensa.co Noticias 2018

Los dirigibles se hicieron famosos hace casi 100 años, pero desaparecieron por el más sonado desastre aéreo de todos los tiempos al incendiarse el Hinderburg que podría ser el último de su especie en Estados Unidos, aunque todavía se puede ver alguno con publicidad en eventos deportivos y con el avance de la técnica, uno pensaría que eso quedaba para la historia… pero no, porque la Unión Europea culminó la primera fase de estudios para crear nuevos dirigibles para transporte aéreo más barato, eficiente y ecológico.

Las investigaciones adelantadas por ingenieros de la Universidad de Lincoln, en el Reino Unido establecen el uso de la energía solar para mover estas aeronaves a una altura de 15 kilómetros sobre la tierra, sin emitir ruido ni producir algún tipo de contaminación, lo que podría revivir una época de apogeo para los enormes aparatos que son una alternativa clara para la limitación de la aviación y la necesidad de expandir servicios por la gran demanda de transporte en el mundo. Por eso varias naciones europea se unieron y crearon el proyecto MAAT (Multibody advanced airship for transport), que ya completa 3 años de investigación para desarrollar naves estratosféricas que sirvan para implementar una red eficiente de transporte de pasajeros a bajo costo y menor impacto de contaminación ambiental. La clave del proyecto esté en el uso de células fotovoltaicas, instalas en la parte superior de la aeronave que recolectara la energía del sol y abastecerá la propulsión y las necesidades eléctricas del artefacto para el transporte de pasajeros y mercancías entre destinos que no requieren mayor infraestructura para su operación. Para el aprovechamiento de la energía fotovoltaica, se analizaron diferentes arquitecturas eléctricas en ambientes extremos de seguridad; se estudió la recolección, almacenamiento y distribución eficiente de corriente con adecuación de módulos para asegurar su integridad general y prevenir en forma efectiva alguna falla en los componentes que pueda poner en peligro la operatividad normal de los nuevos dirigibles que se desplazaran por el cielo como el ave fénix, surgiendo de las cenizas de su predecesor hace casi un siglo.

Por Pedro Nel ladino Monroy - laPrensa.co