image

laPrensa.co Noticias 2018

Con 200 botellas de plástico usted puede obtener un marco para bicicleta, resistente, ligero y por supuesto ecológico y saludable sin soldadura, sin pintura, muy atractivo a la vista de las personas que quieren su cuerpo y el planeta. Se trata de la Muzzicleta o Muzzicycles como les llaman en Brasil a los nuevos vehículos de tracción humana fabricadas con las resinas del PET reciclado por el artista uruguayo Juan Carlos Calabrese Muzzi quien informa que logró transformar unos 16 millones de botellas en 130 mil cuadros de Muzzicletas lo que supone un ahorro de un 1 millón de kilogramos de petróleo y evitar la contaminación con 6 millones de CO2 al incinerar el material, sin contar los grandes beneficios del uso cotidiano del vehículo en las personas, el aire y la movilidad urbana.

El proceso de fabricación abarata costos en el producto que es resistente, no se oxida, no requiere pintura porque sus colores se inyectan en la resina y no utiliza materiales como el hierro o la bausita para lograr acabar con miles de botellas plásticas que van a parar al mar, ríos o quebradas sin mencionar el alto grado de contaminación que originan en los vertederos. Después de tocar puertas y más puertas en Brasil para lograr financiación a su proyecto Juan Carlos convenció a la banca Uruguaya y comenzó a hacer realidad su sueño de utilizar el reciclaje para cuidar la salud y el planeta a bajo costo. El sistema que patentó para fijar su meta de producción comienza con los envases de champú que son molidos, triturados y llevados a un tratamiento de derretido y endurecimiento para colocar la pasta final en unos moldes de acero que crean los marcos conocidos para crear la bicicleta hecha con PET reciclado. El impacto ambiental es también solidario porque para recaudar los envases plásticos la empresa realizó convenios con varias ONG que acopian el material requerido en la producción que prevé en un futuro cercano la fabricación de sillas de ruedas con el mismo sistema y objetivos.

Por Pedro Nel ladino Monroy - laPrensa.co