image

laPrensa.co Noticias 2018

La construcción de una carretera hoy, depende totalmente del petróleo que se usa universalmente como combustible fósil altamente contaminante, costoso y difícil de obtener. Por eso son varias las investigaciones que se adelantan en el mundo para sustituir la materia prima no solo para la cinta asfáltica sino también para propulsión móvil. Una solución podría encontrarse en el uso de las microalgas que ya son propicias para la elaboración de biocombustibles, según lo demuestran investigadores franceses con su producto “Bioasfalto” muy parecido al derivado del petróleo pero completamente ecológico y en fase de pruebas de duración y efectividad en el tiempo.

Las microalgas se utilizan en otras aplicaciones como colorantes cosméticos, suplementos alimenticios y más procesadas como materia prima de los biocombustibles que en teoría serían menos contaminantes que los carburantes del petróleo convirtiéndose en una la alternativa muy reconocida también para el recubrimiento de vías en el mundo. El programa Algoroute desarrolló el asfalto ecológico en sus laboratorios con sedes en Nantes y Orleans de Francia a través de un proceso de “licuefacción hidrotérmica (HTL) para crear una sustancia negra, viscosa, repelente de agua muy parecida al asfalto común y con propiedades similares. Con temperaturas superiores a los 100 grados centígrados el producto ecológico puede extenderse para cubrir superficies de agregados minerales, mantiene sus propiedades viscosas y elásticas al deformarse entre 40 y 60 grados con lo que se asegura la aceptación de agregados y cohesión estructural para soportar esfuerzos mecánicos o de estrés vitales para las vías modernas de alto tráfico vehicular. Algunas experiencias anteriores para rebajar el impacto del petróleo en la pavimentación de calles incluía productos vegetales, necesarios para la alimentación humana por lo que su uso no se generalizó al comprometer grandes áreas de cultivo; otras incluían derivados de la industria papelera mezclados con resinas para obtener su maleabilidad con las propiedades de resistencia adecuadas y hasta la aplicación de lignina una molécula vegetal que se añade a la mezcla para reducir el bitumen, subproducto petrolífero pero hasta ahora la gran promesa está en el Bioasfalto.

Por Pedro Nel ladino Monroy - laPrensa.co